domingo, 28 de octubre de 2012

Los Gastos no Deducibles y Deducciones no Admitidas


Las Deducciones no Admitidas Son aquellos costos y gastos que la Ley no admite ya que no fueron utilizadas para generar, conservar renta gravada por el ISR, o son aquellos gastos que  no cumplen con los requisitos establecidos en la ley, normas y reglamentos de la administración tributaria, pero si son reconocidos en el ámbito contable.

Los gastos no deducibles, se llaman a los que no se pueden descontar fiscalmente. Es decir que, no pueden ser tenidos en cuenta para la determinación del resultado fiscal.

No obstante, el mismo gasto, en el ámbito contable, se puede atender a la naturaleza económica del mismo a la hora de su contabilización de forma correcta, en base a normas contables.



Por el contrario los gastos deducibles son aquellos gastos que pueden deducirse a la hora de calcular la base de un tributo. La deducción de estos gastos se realizará en el momento de hacer la declaración de Hacienda.

Los gastos no deducibles fiscalmente son aquellos que no pueden ser tenidos en cuenta para la determinación del resultado fiscal o tributario del ejercicio, el cual expresa el importe de la renta o beneficio en el ejercicio por lo que la empresa debe tributar, es decir, lo que conocemos como base imponible.


Tratamiento contable y fiscal

En el ámbito estrictamente contable debemos atender a la naturaleza económica del gasto para efectuar de acuerdo con las normas y principios de contabilidad aplicables, su contabilización de forma correcta, siendo irrelevante, de acuerdo siempre con dichos principios y normas contable, si son o no fiscalmente deducible. En dicho ámbito debemos atender a la aplicación correcta de las normas contables, y por tanto, si los gastos están o no bien contabilizado de acuerdo con dichas normas, y siempre al margen de su clasificación fiscal como deducible o no deducible.

Todo lo afirmado anteriormente responde al principio básico, como es la total independencia y autonomía que tiene la contabilidad respecto a la normativa tributaria. El cual especifica que el registro contable de las operaciones de las empresas deben efectuarse atendiendo únicamente a los preceptos y disposiciones de carácter contable, al margen de lo que pueda establecer las normativas tributarias.

El resultado tributario se obtendrá corrigiendo el resultado contable antes del impuesto a declarar de acuerdo con las normas contable, mediante la aplicación de las normas tributarias. Dicha corrección supondrá por lo tanto un ajuste al resultado contable antes del impuesto, aumentándolo o disminuyéndolo para obtener el resultado fiscal o tributario.

Dichos ajustes o diferencias serán positivos si hacen que el resultado fiscal aumente por encima del resultado contable y negativos si el efecto es el contrario.

Se producirán cuando:

Determinados gastos contabilizados no sean fiscalmente deducibles, o determinadas operaciones no contabilizadas puedan ser consideradas como ingresos a efectos fiscales: se producirá un ajuste o diferencia positiva ya que el resultado fiscal será superior al contable.

Determinados ingresos contabilizados no puedan considerarse a efectos fiscales, o determinadas operaciones no contabilizadas puedan ser consideradas como gastos fiscalmente deducibles: se producirá un ajuste o diferencia negativa ya que el resultado fiscal será inferior al contable.

Los gastos no deducibles fiscalmente de algunas legislaciones tributarias son, entre otros, los siguientes:

Representen una retribución de los fondos propios
Gastos derivados de la contabilización del Impuesto sobre Sociedades
Multas y sanciones penales y administrativas
Recargo de apremio
Recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones liquidaciones y autoliquidaciones
Los donativos y liberalidades (salvo excepciones)
Operaciones realizadas con personas o entidades residentes en


Gastos personales

-Retiros o sueldos

-Pérdidas de operaciones ilícitas

El impuesto sobre la renta sus recargos, multas e interés, impuesto sobre sucesiones y donaciones y los impuestos, tasas y derechos incurridos para construir, mantener y conservar bienes de capital. Así como recargos, multas e intereses aplicados como consecuencia del incumplimiento de cualquier ley tributaria. -Gastos sin comprobantes -Remuneraciones de personas u organismos que actúen desde el exterior -Utilidades destinadas a reservas o aumentos de capital.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada